Papapis

Por qué no comprar un carro eléctrico para tu hijo

Hace poco mi pequeño pidió un carro montable eléctrico de cumpleaños y, al principio, la ilusión de verlo en su aparato rodando por ahí nos atrapó a su mamá y a mi y dijimos, ¿Por qué no? Hasta que la realidad nos hizo despertar y comparto mi reflexión contigo.

¿Por qué no deberías comprar un carro eléctrico para tu hijo?

Economía

Lo primero es importantísimo si vives en nuestra querida Venezuela o alguna nación latinoamericana, después de decir que sí, nos dimos cuenta de lo poco viable que es nuestro regalo. Un carro eléctrico para niños en Venezuela está entre los 200 y 600 dólares y lo venden sin batería, que cuesta otros 15 0 20 dólares.

Con ese dinero fácil podría un venezolano comprarse un refrigerador nuevo, una impresora de tinta continua y hasta una bicicleta de buena calidad para moverse al trabajo o al mercado.

¿No has notado que buena parte de tus conocidos con un carrito de esos lo tiene apilado por allá en una esquina? Porque la batería no dura tanto como a uno le gustaría y, al final, mantener el aparatito rodando se convierte en un impuesto.

Durabilidad

Seamos claros, el receptor del carrito es un niño inquieto, saltarín y alegre, y eso está bien. Pero quizás el pequeño vehículo no esté preparado para el ilimitado desgaste que supone que un pequeño incansable pase el día montado encima todo el día.

A la larga algunas piezas se gastan, o se rompen y reparar ese tipo de juguetes en ciertas regiones es bastante difícil. Al final, la inversión tan alta de dinero se ve comprometida por lo que puedan durar tantas partes eléctricas y mecánicas.

Salud

Son decenas de mamás, papás y expertos los que explican los problemas de los juguetes eléctricos. Sólo una rápida búsqueda en Google te dará una idea. Uno de los problemas que veo en este aparato es que el niño no hará ningún tipo de actividad física: no pedalea, no empuja, nada. Eso,por lo menos en el mío, es muy necesario si queremos dormir en las noches: siéntate y rueda hasta que el vehículo se quede sin batería.

Además, algunos tienen soniditos y cosas que limitarían un poco la creatividad del muchacho. Nada como verlo empujar el juguete y hacer sonidos de motores y cornetas con su boca, que además, promueve más el desarrollo creativo que sólo dejar que el carro lo haga todo.

Y ni hablar de los frustrante que será para él cuando el juguete se descargue y el no comprenda que hay que recargar la batería para poder volver a utilizarlo.

¿Y qué le comprarías entonces?

Buena pregunta, se me ocurren dos o tres juguetes que pueden ser tanto o más divertidos que el carro eléctrico, pero más duraderos, saludables y económicos a la larga.

Un clásico, el triciclo

El triciclo puede ser bastante económico, duradero y fácil de aprender. De hecho, buscando en Internet para escribir este artículo encontré una página web que se especializa en vender triciclos para bebés baratos y en infinidad de formas. Triciclos plegables que puedes llevar a cualquier lado y el que más me sorprendió: uno que llaman triciclo gemelar, en el que pueden andar los hermanos gemelos. ¿No es de locos?

Lo más sorprendente es que incluso ese último modelo cuesta sólo la mitad de lo que un carro eléctrico. Un triciclo gemelar barato, saludable y que hasta promueve el trabajo en equipo. Claro, el sitio está en España, pero en las tiendas en línea de Venezuela y el resto de Latinoamérica se pueden conseguir.

Una Bicicleta de Equilibrio

Si tu chamo todavía es pequeño para una bicicleta tradicional, pues una bicicleta de equilibrio es ideal para él. Éstas no tienen pedales, sino que el pequeño se vale de sus piernas para impulsarse a toda velocidad por el suelo.

Las hay con asiento y las hay tipo monopatín, con una base para que el niño vaya de pie. Cuestan entre 60 y 100 dólares y son súper robustas y duraderas.

Un Carrito Montable

Otro clásico, económico, robusto y de muy bajo mantenimiento. Si tu hijo tiene menos de tres años un carrito montable con diseño de fórmula uno será una delicia para su cuerpo y su imaginación. Llévalo a la plaza o al parque y míralo correr como loco en este juguete de sólo 20 dólares que no consume batería.

Al final, nosotros como padres decidimos lo mismo, ya el tiene una bicicleta y un monopatín y es preferible gastar en un buen viaje o una salida e invertir el resto del dinero en algo que realmente haga falta. Al fin y al cabo la tecnología no es lo que se recuerda, se recuerdan los buenos momentos.


¿Te gustó esta entrada? ¡Apoya mi trabajo Invitándome un café ;-)!

O visita la sección de donaciones

También puedes compartir este artículo con tus amigos y hacer crecer todavía más esta comunidad.

También puedes suscribirte al Boletín Tecnopapapi y recibir actualizaciones y contenido exclusivo directamente en tu correo electrónico.

Por último, sigue la conversación en Twitter, Instagram y Telegram y formemos una comunidad grande y divertida de fanáticos de Windows, Android y la tecnología en general.

Esposo y padre venezolano. Periodista en trámite y escritor en formación trabajando para la Red Nacional de Comunicaciones Fe y Alegría.

Soy un entusiasta apasionado de los electrónicos de consumo y los videojuegos y tengo más de 10 años prestando servicio técnico informático a personas y negocios y ayudándoles a sacar el máximo provecho a sus equipos Windows y Android. Tengo otro blog en el que me quejo mucho… https://ajotalopez.blogspot.com

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos! Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja un comentario

Si estás en Europa, cierta ley de protección de datos me obliga a informarte que este blog usa cookies propias y de terceros para personalizar tu experiencia en el sitio y para mostrar algunos anuncios que quizás algún día cubran algo del costo del sitio. Si estás de acuerdo dime que sí y si no, pues dime que no y todo chévere. Si estás en Venezuela o Latinoamérica, hazte el loco que aquí no ha pasado nada. Graaaaacias.    Dime más
Privacidad