Tecnología

¿Cuál es el drama de la demanda contra Facebook por Whatsapp e Instagram?

Esta mañana alguien me hizo la pregunta que titula este artículo: “¿Cuál es el drama de la demanda contra Facebook por Instagram y Whatsapp?”.

En caso de que no te hayas enterado, la Comisión Federal de Telecomunicaciones de Estados Unidos junto a más de 40 fiscales estatales demandaron a Facebook por prácticas de “monopolio”, exigiendo al gigante social separarse de Instagram y Whatsapp. ¿Por qué? Trataré de explicarlo según lo que he venido investigando sobre el tema mucho antes de que este espectáculo empezara.

No es un “monopolio” convencional

Algunos no comprenden la demanda contra Facebook por hablar de monopolio cuando hay otras redes sociales allá afuera.

El problema está en la definición “obsoleta” que tenemos del término monopolio, que nació cuando el único negocio que se conocía en el mundo era el dinero y las transacciones comerciales.

En la era digital surgió el “negocio de los datos”, del que participan a distintos niveles empresas como Google, Amazon, Facebook y otros grandes nombres de este nuevo mundo.

En este nuevo negocio, los datos son una forma poderosísima de hacer dinero y, mientras más información tengas sobre tus usuarios, más potencial tienes de hacerte rico.

Aquí es donde radica el peligro por el que han cargado en senda demanda contra Facebook. Como red social no tiene competencia, acumulando en sus bases de datos información sobre más de 2.400 millones de personas.

Al usarla frecuentemente, estas personas han entregado a Facebook información de lo que hacen a diario, los lugares que frecuentan, los deportes que practican, la música y películas que les gusta escuchar y ver, sus videojuegos favoritos y hasta donde les gusta ir a cenar los viernes.

Si a esto sumamos los datos recolectados de Whatsapp e Instagram, que son las más grandes en su campo (y recordemos también que Instagram aplastó a su rival Snapchat, por lo que aparte de TikTok está solita ahí afuera) Facebook no sólo tiene en su poder las tres redes sociales más grandes del mundo, sino que tiene una puerta abierta al 98% de la vida pública y privada de sus usuarios, datos que después se convierten en millones de dólares por publicidad.

Incluso Google, con todo el poder de su maquinaria publicitaria, no pudo competir contra Facebook y fracasó en todos sus intentos, el cierre de Google+ es la evidencia más reciente de eso.

Manejo desastrozo de la privacidad

Las autoridades exigen que Facebook se separe de Instagram y Whatsapp
El escándalo de Cambridge Analytica demostró el peligro de que una empresa maneje de forma descuidada los datos de billones de usuarios | Foto: Getty Images

El otro peligro por el que las autoridades decidieron cargar contra Facebook es el modo en que la empresa se ha ido apartando del respeto a la privacidad, cambiando sus políticas y prácticas para recolectar cada vez más datos y obligando a sus usuarios a aceptarlas, por no tener otro lugar a donde ir.

De hecho, la experta legal Dina Srinivasan, presentó un ensayo titulado “El Caso Antimonopolio Contra Facebook”, en el que describe cómo Facebook defendía agresivamente la privacidad cuando apareció en el año 2004.

En ese entonces, todos los perfiles eran privados por defecto y sólo podían verlo quienes sus usuarios elegían como amigos. MySpace, la reina de las redes sociales del momento, tenía sus perfiles abiertos al público por defecto.

También en ese momento, Facebook prometía no utilizar cookies para recolectar información de sus usuarios y en sus políticas de privacidad de esos tiempos, prometían que no lo harían nunca.

En 2020, sin embargo, la empresa usa una cookie conocida como “Pixel”, que rastrea el comportamiento de los usuarios de Facebook incluso cuando no están logeados en la red social, pudiendo recopilar datos de todos los sitios web que visitan.

Según el planteamiento de Srinivasan, Facebook usó la privacidad como una herramienta para atraer a sus usuarios y, cuando vio que no tenía nada que temer, fue dejando escapar sus promesas de una mejor privacidad con el fin de centrarse en la recopilación de datos para hacer negocios.

Una prueba más sutil de ésto es que, cuando adquirió Whatsapp, la empresa se comprometió a preservar la privacidad de sus usuarios como una condición para poder comprarla. Pero más adelante el fundador de Whatsapp renunció a Facebook alegando que ésta había roto su promesa.

El problema, aparte del daño que significa para quienes usan sus servicios, es el pésimo manejo de esos datos privados que ha hecho la firma de Mark Zuckerberg y que se ha traducido en decenas de denuncias de filtración de datos y manipulación de sus usuarios.

El peor de éstos escándalos fue el de Cambridge Analytica, cuando se comprobó que esa firma había obtenido de forma indebida información personal de 50 millones de usuarios de Facebook en Estados Unidos.

Más adelante, esos datos fueron utilizados para manipular el comportamiento de los votantes que participaron en las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2016, donde Donald Trump resultó ganador.

El hecho dejó al descubierto el peligro de que tantos datos privados sobre tantas personas en todo el mundo pudieran caer en intereses partículares, y probó que es posible incluso elegir un presidente manipulando “correctamente” esos datos.

Imagina ese riesgo, multiplicado por la posición dominante de Instagram (que ya está probando convertir a Reels en un catálogo comercial, recopilando todavía más datos sobre las preferencias de consumo de las personas) y el tener en sus manos dos de las plataformas de mensajerías más grandes del mundo y, quién dice que no, todo lo que se transmite a través de ellas. ¡Ahí está el drama!

La demanda contra Facebook quizás no sea suficiente, pero abre las puertas a la discusión sobre la importancia de proteger los datos de quienes usan Internet a diario y de controlar a quienes recopilan esa información y el uso que hacen de ellas.

También, podría significar que las personas empiecen a demandar alternativas más seguras y mayor transparencia de parte de aquellos a quienes confían la valiosa información sobre sus vidas.


¿Te gustó esta entrada? ¡Apoya mi trabajo Invitándome un café ;-)!

O visita la sección de donaciones

También puedes compartir este artículo con tus amigos y hacer crecer todavía más esta comunidad.

Por último, sigue la conversación en Twitter, Instagram y Telegram y formemos una comunidad grande y divertida de fanáticos de Windows, Android y la tecnología en general.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos! Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Un comentario

Deja un comentario